viernes, 9 de mayo de 2008

La revolución Wayfarer.

Las llevan todos, pero son originales. Son un clásico, pero son muy modernas. Son extrañas, pero no las llevan los extraños. Son una de las adquisiciones más preciadas de miles de celebrities y reyes del Myspace.
Puedes ir vestido como un vagabundo (eso sí, muy fiel al estilo de Mary-Kate Olsen o Keira Knightley), y sin embargo, si llevas unas Wayfarer todo queda arreglado.



Photobucket



Ya las llevaba Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes, probablemente sin imaginar que algún día llevaría esas gafas una desaliñada Amy Winehouse o "el clan de las niñas de papá" de América. No obstante, unas gafas aparentemente simples se han convertido en un complemento indispensable de toda fashionista que se precie, y la verdad, desde mi punto de vista de poseedora de unas Wayfarer blancas, lo entiendo. Un día te levantas por la mañana sin ganas de pensar en qué te vas a poner, y con que haga un poco de sol, sacas tus Wayfarer a relucir y ya vas de lo más cool.



Photobucket


La actual revolución Wayfarer comenzó con las gemelas Olsen y se ha extendido a todo Hollywood y gran parte del mundo, pues todos sabemos que si allí beben una marca de café, todos querremos beberla (véase, pues, el éxito de Starbucks).

Photobucket


Ahora las Wayfarer se reinventan, y surgen con la estrella de la temporada: el color. Los colores llamativos se adueñan de las Wayfarer convirtiéndolas en extravagantes y divertidas gafas bicolores o, simplemente, en gafas más "pop" que con colores como el rojo o el verde dejan en un segundo plano las clásicas Wayfarer negras. Así lo muestran, pues, la copiadísima y estilosa Sienna Miller o una de las niñas más conocidas de Orange County, Rachel Bilson.



Photobucket

Si aún no te convencen, no eres una auténtica fashionista. Si lo eres, acabarás enamorándote de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por leerme! Para mi el contador de visitas es un mero indicador de gente que tropezó en mi blog por casualidad, pero lo que más me gusta es leer y contestar vuestros comentarios, ¡me interesa mucho vuestra opinión!