lunes, 18 de febrero de 2013

La alfombra roja de los Premios Goya 2013.

El pasado domingo se celebraron, en el nuevo marco del Auditorio Príncipe Felipe, los XXVII Premios Goya, el máximo reconocimiento a los profesionales del cine en nuestro país. Destacó lo incendiario de la gala, el triunfo de “Blancanieves” con 10 estatuillas y el error de Adriana Ugarte al entregar uno de los premios. En cuanto a estilo, sin embargo, se notó un nivel más alto respecto a otras ediciones, si bien hay que señalar que hubo poca apuesta por la moda nacional. Veamos pues lo mejor y lo peor de los Goya 2013.
Agoya01
Las mejor vestidas fueron Paula Echevarría, que acertó tanto en su vestido como en su peinado, Blanca Suárez, que ha sido criticada por algunos por imitar el “efecto Angelina” pero para mi gusto estaba sublime, Macarena García, que recibió el galardón a Mejor Actriz Revelación, Michelle Jenner, que tras ser la mejor vestida de la pasada edición debía mantener el listón, y Clara Lago, sobria y elegante en azul marino con pedrería.
Agoya02
Entre aquellas que acertaron pero les faltó “algo” para alcanzar la espectacularidad se encuentra Manuela Velasco, que entregó el premio honorífico a su tía Concha en este fabuloso Gucci pero le faltaba algún complemento para deslumbrar. Nieves Álvarez causó en Twitter amor y odio a partes iguales con su Stephan Rolland de Alta Costura, llegando a ser TT. Natasha Yarovenko apostó con éxito por el estilo Freixenet, Mar Saura estuvo estupenda con su vestido de encaje y péplum en blanco y Ana Fernández falló en la peluquería pero brilló con su vestido.
Agoya03
Amaia Salamanca, muy sensual con vestido de Zuhair Murad, fue una de las que iban bien vestidas pero ya no tan destacables. María León estaba fantástica durante la gala, pero en movimiento resalta más su vestido, y en estas galas debe tenerse en cuenta como lucirá el vestido en el photocall. Macarena Gómez sorprendió con tan brillante elección de Teresa Helbig –y además apuesta nacional-, pues la actriz no suele vestir muy bien pero en esta ocasión, me quito el sombrero. Irene Escolar se atrevió con el color pero, aún así, le faltaba algo y, por último, Aída Folch lució unos bonitos cat-eyes en maquillaje pero se quedó demasiado discreta para ser una de las nominadas a la categoría de actriz protagonista.
Agoya04
Superan la prueba de fuego, pero sin creces, Irene Visedo, en negro, Inma Cuesta y Dafne Fernández, con vestidos metalizados pero a falta de complementos, la galardonada Maribel Verdú, con un Dior que –al igual que el de María León- lucía mejor en movimiento, y Juana Acosta, a quien cualquier vestido le sentaría mejor si por una vez (¡una sola!) se dignara a sonreír en las fotografías.
AGoya05
En el punto medio, lo que vulgarmente conocemos como “ni fu ni fa”, dejo tres casos de vestidos bonitos pero que requerían un mayor esfuerzo en peluquería y complementos: Nadia de Santiago y Megan Montaner (que lucían muy similares), junto a Manuela Vellés. Muy discreta pero acertada iba Marta Etura, vicepresidenta de la Academia. Y a Eva Hache la meto aquí por meterla en una categoría, pues fueron numerosos los vestidos que lució la presentadora durante la gala, algunos con más fortuna que otros.
AGoya06
Vimos como se decantaron por el negro, apuesta segura, numerosas invitadas. Belén Rueda por fin estuvo guapísima después de unas cuantas ediciones errando en sus estilismos. Roko pudo destacar más, pero a falta de complementos se queda en el punto medio. Tanto Aitana Sánchez Gijón como Ángela Molina estaban muy elegantes, pero desde aquí “riño” a Lorenzo Caprile por dejar que coincidiesen con vestidos tan similares. María Valverde no terminó de convencerme, pese al negro, con su vestido de asimetrías.
Agoya07
Por supuesto, aunque en la gala hubo nivel en general, siempre ha de haber una cara y una cruz. O en este caso, varias invitadas que fueron hechas una cruz. Adriana Ugarte hizo el completo: falló al leer el sobre, se animó con gracietas para “arreglarlo”, pasó olímpicamente del dresscode con un vestido corto y no se molestó ni en pisar la peluquería. Ana Obregón (que se lleva la palma), Goya Toledo y Loles León debieron asumir que hay ciertos vestidos que no favorecen a todos los cuerpos ni a todas las edades. Goya erró también en la peluquería, y a Loles la perdonamos porque ella es así. Malena Costa se excedió en escote y su coleta no era adecuada para el vestido. De Beatriz Montañez poco puedo añadir, tan sólo mirad la foto. Y finalmente, Carolina Bang lució exceso de transparencias con el mismo vestido que ya le “taché” a Kristen Stewart en su día.
¿Qué vestidos os han suscitado filias y fobias en nuestra alfombra roja por excelencia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por leerme! Para mi el contador de visitas es un mero indicador de gente que tropezó en mi blog por casualidad, pero lo que más me gusta es leer y contestar vuestros comentarios, ¡me interesa mucho vuestra opinión!