miércoles, 28 de septiembre de 2016

Lo más destacado de la pasarela de Milán.

Ayer se clausuraba la semana de la moda de Milán, en cuya pasarela hemos disfrutado de todo un alarde de creatividad y moda en estado puro. Firmas de renombre como Prada, Gucci o Dolce&Gabbana han desplegado sus encantos ante el mundo en una batalla muy reñida por ser el más deseado. Hoy, repasamos lo más destacado de la pasarela italiana para la próxima temporada primavera verano.

No se puede concebir la pasarela de Milán sin Dolce&Gabbana, sin duda abanderados de su Italia querida que trajeron de nuevo referencias mediterráneas: lo de siempre pero siempre renovado. Esta vez las flores compartían protagonismo con la cocina: utensilios, helados y –cómo no- espaguetis decoraban sus prendas a menudo cargadas de destellos dorados. En una línea opuesta a la opulencia y feminidad extrema de éstos, Versace se decantaba por vestir a mujeres sexys y deportivas profundizando en la tendencia sportwear y con reminiscencias a esos años 80 en los que Gianni era el rey. Por su parte, la firma Bottega Veneta celebraba su cincuentenario con una colección más moderada pese a sus pieles y transparencias, más llevable y contrastando con la tendencia a lo excesivo que ha primado en la pasarela de Milán estos días y que también pudimos ver en un Prada setentero, cuya pasarela se llenaba de plumas, estampados variopintos y superposiciones alzando a la gabardina como el must de la temporada

Prada - Dolce&Gabbana
Versace - Bottega Veneta
Las mangas fruncidas y abullonadas fueron protagonistas casi exclusivas de la propuesta de Salvatore Ferragamo, más tendente al minimalismo con prendas lisas y discretos estampados florales. Tenía en común con Dsquared2 las mangas de farol, pero sólo eso: sobre su pasarela se revivían los años 80 más locos con colores cegadores, animal print, volantes... todo ello mezclado y llevado al extremo. No obstante, bien podía competir en excesividad con Philipp Plein, cuya colección llamada “Alice in Ghettoland” apenas requiere más explicación. Para hacerlo aún más explícito contaron con la actuación en vivo de Fergie para presentar una colección de aires kitsch en línea con el estilo de la británica: pantalones bomber, total denim e innumerables accesorios y adornos dorados tomaron la pasarela. Menos urbano pero igual de extravagante fue el show de Gucci, con una tendencia al maximalismo en la que abundaban volúmenes, pantalones fluidos y una mezcla random de referencias como iconografía china, animales salvajes o corazones, todos ellos tienen cabida en Gucci.
Salvatore Ferragamo - Dsquared2
Philipp Plein - Gucci
Sin duda, la pasarela de Milán augura una moda de primavera verano divertida y una tendencia hacia el “más es más” que nos aleja de las colecciones de líneas puras más vistas en los últimos años. ¿Veremos en un futuro nuestras fotos pasadas como miramos aquellas con la loca ropa de los ochenta?  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por leerme! Para mi el contador de visitas es un mero indicador de gente que tropezó en mi blog por casualidad, pero lo que más me gusta es leer y contestar vuestros comentarios, ¡me interesa mucho vuestra opinión!